La tabla del 8

nina-tabla-8

Aprendiendo la tabla del 8

Invertir tiempo para que nuestros hijos desarrollen sus capacidades, es algo común. Pero ¿qué pasa cuando tenemos poco ó cuando el disponible se agota y el progreso es poco?  (para aprender la tabla del 8 por ejemplo)… Es aquí cuando los materiales didácticos son de gran ayuda.

Los materiales y juegos didácticos hacen la tarea más divertida y nos ofrecen nuevas técnicas o alternativas que no habíamos practicado o que simplemente desconocíamos.

 

Creando caminos mentales para el aprendizaje.

Existen múltiples trucos y técnicas que se han desarrollado para facilitar la memorización. Todos tienen un componente de mnemotecnia para crear las claves mentales que ayudarán a recordar. En el ámbito de las tablas de multiplicar, se han incorporado imágenes, dibujos, colores,etc., e imagino que usted, lector, ya ha navegado por allí y tiene buena idea de cómo ayudar a su hij@ a aprender la tabla del 8, por ejemplo. (para algunos la más difícil).

A continuación explicaré cómo hice para que mi hija aprendieran esta tabla en 20 minutos. Debo aclarar que esto se logró con los Círculos Mágicos Matemáticos (CMM) y que mi hija tenía 11 añitos.

 


Minuto 0 al 8. Observación y descripción.

Primeramente, pedí a mi hija que me describiera cada uno de los dibujos de los CMM, del primero al último, para entonces tratar yo de adivinar qué dibujo era. Aunque ya conocía todos los dibujos y el orden en el que estaban, yo respondía otro objeto distinto para que ella describiera aún más el CMM. Esta práctica inicial tiene 2 objetivos: el primero es lograr que observe todos los detalles del CMM y memorice cuál es y dónde está; el segundo es que yo listé mentalmente las características del objeto que para ella eran relevantes o qué es lo que ella conocía del objeto.

Por ejemplo, ella mencionó fruta, verde, muy deliciosa; o dulce, cumpleaños, pan.

Así lo hicimos con los 8 círculos del cartoncillo de juego.

 

Posteriormente fue mi turno. Yo describí los objetos para que ella los adivinara, otra vez con 2 objetivos: el primero para fijar de mejor manera el objeto en su mente y el segundo, darle algunas otras características o descripciones que complementaran las de ella.

Por ejemplo, verde por fuera, blanca por dentro; puedo comerla en 16 mordidas;

 

Minuto 9 al 11. Repasado las líneas de CMM

En un ejercicio rápido, sin que ella viera el cartoncillo, le pedí que mencionara las figuras de cada línea y por cuál número multiplicaban al 8.

Así, ella dijo “pera, flor, pastel, 2,3,4”, “fogata, llanta, 5,6” y “corazón, piñata, mono de nieve, 7,8,9” (con un poco de ayuda y de mímica de mi parte)

Minuto 11 al 16. Construcción de relaciones clave (mnemotecnia)

Esta construcción de relaciones depende de la edad del (a) niñ@ y de su familiaridad con alguno de los dibujos. En el caso que les relato, la construcción fue así:

2. La Pera me la comí en 16 mordidas.
3. La Flor tenía 24 pétalos y la deshojé en 24 horas; o sea, un día.
4. El pastel tiene 32 velitas y me lo regalaron cuando cumplí 32 años.
5. La fogata está a 40° de temperatura, creo que me dará calentura.
6. La llanta de mi auto se desinfló en 48 horas; es decir, aguantó 2 días.
7. Mi corazón late 56 veces por minuto, 5,6,5,6,5,6
8. Esta piñata tiene 6 o 4 picos? No importa, la rompo en 64 palazos
9. El hombre de nieve se derritió en 72 horas; es decir, en 3 días.

 

Estas relaciones mentales le dieron a mi hija las palabras clave que necesitaba para relacionar los CMM y recordar el resultado de la multiplicación.

 

Minuto 16 al 20. Repaso de las frases clave.

Los últimos 4 minutos los dedicamos a que ella misma repitiera las frases clave; a veces viendo el cartoncillo y a veces ocultándolo, pero esto fue suficiente para que ella continuara los días subsecuentes recordando, preguntándome y retándome… por cierto, así me aprendí la multiplicación de 8×7.

Comentar...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *