Kiani es la primera niña de una nueva generación de niños que no recordará de forma traumática el aprendizaje de las tablas de multiplicar. Hace cuatro años, su